LOS SERES VIVOS Y SU ENTORNO

ECOSISTEMAS

 Todos los seres vivos se relacionan con el entorno que los rodea. Algunos elementos de  ese entorno tienen vida y otros no la tienen. A estos últimos se los denomina elementos  no vivos
 Cada ser vivo es un individuo y el conjunto formado por individuos de una misma  especie se llama población. La comunidad formada por los vegetales y animales que se  puede encontrar en cada región depende de las características de la misma. Al entorno  que rodea a los seres vivos se lo llama hábitat.
 El conjunto de seres vivos, elementos no vivos y las relaciones que existen entre todos  ellos se conoce como ecosistema.
.

 

Los cultivos biológicos están alcanzando en todo el mundo una expansión notable a raíz de la inseguridad alimentaria surgida en los primeros años de este nuevo siglo. El dramatismo del llamado síndrome esponjiforme bovino, conocido vulgarmente por el “mal de las vacas locas”, que llegó a cubrir toda Europa; las dioxinas detectadas en pollos de granjas belgas, o más la introducción de plantas modificadas genéticamente (OMG u OGM), ha ido creando una desconfianza en los consumidores, que demandan cada vez más alimentos con garantía de haber sido producidos de forma natural, despreciando los procedentes de la agricultura intensiva o industrial.

Aprovechar la naturaleza y sus elementos, como recurso de apoyo al aprendizaje
A nuestro alrededor suceden hechos y fenómenos que muchas veces no se consideran en la implementación de las experiencias educativas. La gran ventaja de incorporarlos está en contar permanentemente con estos recursos y en formar en la valoración de la belleza y armonía que puede apreciarse en nuestro entorno. Es por esto que en los aprendizajes esperados de este núcleo se plantea por ejemplo la necesidad de favorecer el “Experimentar con las diferentes manifestaciones de la  Naturaleza: flores, árboles, plantas, arenas, piedras, a través de sus colores, olores, formas y contexturas diferentes”ejercitación referidas a geometría, espacio, efectos ópticos, imaginación, entre otros) observar la frecuencia con que un árbol se mueve con el viento (ritmo, numeración, frecuencia, causa-efecto, entre otros), dejar recipientes con medidas fuera del aula cuando llueve y medir cuánto ha caído. Luego de un período de tiempo (ejercitando aprendizajes referidos a cuantificación, relaciones lógico matemáticas temporales y espaciales, entre otros), son ejemplos de las variadas experiencias que pueden considerarse al momento de plantear opciones de acción con el grupo de niñas y niños.
 
 

Favorecer el conocimiento para comprender el mundo, y luego valorarlo como espacio propicio de bienestar

 Invitar a los niños a disfrutar del entorno, sus parajes, sus espacios sombreados, el silencio que los caracteriza, los sonidos suaves de aves que lo habitan y los matices de colores entre árboles y arbustos, entre otros, de manera que al recorrerlos y utilizarlos como espacios de esparcimiento, excursión y exploración, se establezca una clara relación entre el cuidado que necesitamos darle a este entorno y los beneficios que esto puede otorgarnos a nosotros mismos, y a la necesidad de respeto y valoración de éste como un ambiente propicio para la recreación y la aplicación de estrategias de estilos de vida saludable. 

  “Apreciar los animales vegetales y elementos naturales de su entorno, disfrutando de ellos”.
 No es posible valorar el entorno y los seres vivos que se encuentran en él mientras no los conozcamos. El educador ha de intencionar la búsqueda permanente de entornos naturales viables de visitar en forma permanente, conociéndolos, investigándolos y valorándolos en forma personal y profesional, para luego incluirlos en las planificaciones respectivas como espacios educativos interesantes y con aportes diferenciados en función del conocimiento de cada niña y niño, de la biodiversidad, características propias que cada lugar adquiere en base a su clima, sus recursos hidrográficos, entre otros, y la interrelación que esto implica respecto de los seres vivos que en él habitan. Un ejemplo de inclusión podría apreciarse en el aprendizaje esperado de primer ciclo..

 Observar la forma de las nubes o formas en las nubes

Se pueden desarrollar Centros de Interés con animales domésticos como conejos, ardillas, lemur, canarios, etc, y con árboles en crecimiento como palmas chilenas, hierbas (menta, tomillo, anís) o con rocas con diversos minerales. De esta forma, se posibilita la creación de trabajos de investigación en espacios funcionales de diverso tipo (estantes, mesas, alfombra, sillas, repisas, entre otros), con elementos de apoyo con diverso grado de exigencia en cuanto a su destreza (frascos, pipetas, tubos de ensayo y la formulación de proyectos de diferente índole, tanto a nivel personal como grupal.

Así se establece una relación cotidiana de mayor atención e interrelación con lo que sucede y se encuentra a nuestro  Alrededor, valorando su riqueza como parte de nuestra experiencia diaria y favoreciendo la capacidad de asombro por situaciones o condiciones simples y naturales que están a nuestro alcance.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: